domingo, 10 de agosto de 2008

Raza, racita, raza. (Crónica de la novillada de Málaga 09/08/2008)

Plaza de Toros de Málaga 09/08/2008
Más de media plaza.
Novillos de Mª Carmen Borrero, muy desiguales de presentación y desrazados. Algunos sospechosos descaradamente de pitones.
Alejandro Sánchez: Saludos y Saludos
Alejandro Esplá: Vuelta y Saludos
Juan Carlos Cabello: (sustituía a Eliseo Gallardo) Saludos y Ovación

LA CRÓNICA
La FALTA de raza fue la protagonista ayer tarde en La Malagueta. Los novillos de la Señora Borrero dieron una auténtica lección de lo que son animales desrazados. Y hablando de raza, sería justo decir que algo de raza también le falta a los malagueños Sánchez y Cabello.


ALEJANDRO SÁNCHEZ
El chaval lleva tres años como novillero con picadores y la verdad es que no avanza. Ayer demostró que le faltan muchas cualidades para ser torero. En su primero, el mejor presentado del encierro, no supo sacarle partido. Lo poco que hizo se lo sacó por el pitón derecho ya que por el izquierdo no se acordó el chaval que también se puede torear.
En el segundo de su lote menos pudo hacer porque aquí el novillo apenas se desplazaba. Abrevió el malagueño. Estaría bien que alguien de su entorno le aconsejara bien y le aconsejara sinceramente que él no va a vivir del toro. Lo demás es perder el tiempo.






ALEJANDRO ESPLÁ
El alicantino fue el que mejor sabor de boca dejó mostrando ciertas maneras y un toreo fino muy distinto al de su padre. En el primero estuvo muy en profesional, tirando muy suavemente del novillo y con cierto sentido del temple. Supo administrar muy bien los tiempos y elló propinó que el animal aguantara mas de lo previsto. Algunos naturales tuvieron muy buen trazo, componiendo bien la figura y ciñiéndose con el novillo. Mató de pinchazo y estocada y dió la vuelta al ruedo.
En el quinto no pudo hacer nada ante un animal que no presentó opciones.






JUAN CARLOS CABELLO
El malagueño entró a última hora en la feria sustituyendo al sevillano y desconocido Eliseo Gallardo que presentó parte facultativo y dejó en evidencia a su amigo Rivera Ordóñez. (Él sabe porqué).
Nos encontramos con un Cabello que va para atrás como los cangrejos. Lo mejor fue en el sexto con dos tandas de muletazos que calaron en el público. Le dió distancia al mansito animal y éste respondió bastante bien. Sin embargo, el no saber o no querer mantener esa misma distancia que al principio estropeó el resto de la faena. Según me cuentan, su apoderado Miguel Flores tiene un cabreo de mil demonios, pues según manifestó el propio Flores ayer noche en "petite-comité", le ha decepcionado su pupilo malagueño. Esa relación tiene los días contados.














En definitiva, una tarde aburrida en la que lo más destacado lo firmó un Alejandro Esplá, que al menos a mi, me sorprendió para bien, puesto que tiene cualidades.
La suerte de varas y el trabajo de las cuadrillas...catastrófico. Alguien debería tomar cartas en el asunto.





Los subalternos se empeñaron durante toda la tarde en que los toros toparan contra los burladeros ¿porque? Ellos y sus matadores saben bien los motivos.


La suerte de varas ayer fuer desastrosa.


Y lo que es peor...si la novillada ya vino arreglada, no me quiero ni imaginar lo que nos queda por ver cuando lleguen las figuritas. Ese pitón izquierdo que vemos en la fotografía no se debe permitir. Aquí en Málaga ya estamos acostumbrados.