lunes, 11 de agosto de 2008

Oreja para Dámaso y Cuevas en las 2ª Novillada de Málaga

Domingo 10 de Agosto 2008
Casi tres cuartos de entrada
6 Novillos de Torreherberos, bien presentados aunque sospechosos de manipulación. Sin raza en general salvo cuarto, quinto y sexto que se dejaron algo más. El tercero fue devuelto tras romperse el pitón al rematar en tablas.
Dámaso González: Silencio y Oreja
Ismael Cuevas: Saludos y Oreja
Adrián Abad: (Que debutaba) Silencio y Silencio


Ayer tuvo lugar en La Malagueta la segunda novillada con caballos que se anuncia en el abono. Dámaso González e Ismael Cuevas cortaron una oreja cada uno y el debutante Adrián Abad se fue de vacío. El presidente del festejo, el Sr. Porras volvió a demostrar como no se deben hacer las cosas en el palco, pues concedió dos orejas de muy diferente peso cada una de ellas.

DÁMASO GONZÁLEZ
Se presentaba en Málaga el hijo de Dámaso y sinceramente pasó con más pena que gloria por La Malagueta pese a que cortara una oreja, que nunca mereció. En su primero un inválido absoluto, poco o nada pudo hacer y en el cuarto dió un mitin de muletazos que no levantó ningún olé en la Plaza. Descolocado totalmente, muletazos hacia fuera y cuidando muy bien su cuerpo. Pese a que su faena pasara indiferente para el respetable luego, tras matar, incomprensiblemente pidieron la oreja para el de Albacete. Suele ocurrir en unos tendidos que son ocupados por incultos taurinos. Prefiero pensar que la oreja se la dieron por la estocada, que las cosas como son, si estuvo muy bien.


¿Natural? Ja-ja-ja Él puesto en Huelva y el novillo en Almería.
Más de lo mismo.
Sin embargo el chaval estaba feliz. Ayer se le engañó descaradamente en La Malagueta, lo que hizo no mereció una oreja.

ISMAEL CUEVAS
El fuengiroleño pudo hacer por fin el paseíllo en La Malagueta tras estar anunciado el pasado año y no poder comparecer por la cogida sufrida en la localidad jienense de Navas de San Juan. Puestos a ser sinceros fue Ismael quien firmó lo más destacado de la tarde. En el segundo de la tarde, primero de su lote, le pudieron los nervios. Estuvo bien con el capote, con las manos bajas. En banderillas vulgar y en la muleta inseguro. Le desarmó en varias ocasiones y lo pasaportó rápido.
Sin embargo en el quinto de la tarde nos topamos con un Cuevas que entendió a la perfección al novillos. Había que perderle pasitos, no tirar del animal y tocarlo en el momento justo. Asi lo hizo el rubio de Fuengirola y consiguió dibujar los muletazos más profundos de toda la tarde. Mató de estocada, algo caída y se le concedió una oreja que nada tiene que ver con la "regalada" a Dámaso González, fruto de un Presidente nefasto, sin criterio ninguno y con muy poquita verguenza. Las cosas como son. Al pan pan y al vino vino.
Ismael agradó con el capote, con las manos bajas y queriéndolo hacer bien.
Algo descubierto.
Mejor al natural.

Y mejor éste. Este chaval puede llegar...


Con la espada entró decidido.

ADRIÁN ABAD
El joven malagueño, alumno de la escuela taurina accedió al debut en su tierra como vía de escape a dar un paso más. Pero sin embargo se equivocaron todos quienes le aconsejaron y le llevaron hasta este debut que le vino algo grande. La Escuela le ha dado en poco más de dos años más de cincuenta novilladas y se lo han quitado de encima poniéndole en el debut para darle oportunidades a otros chavales de la Escuela.
No obstante, pese a su lógica inexperiencia, supo medio resolver bien la papeleta. Estuvo bien con el capote, incluso bregando mejor que algunos subalternos, y luego en sus faenas de muleta estuvo algo desconfiado. Prefiere componer primero la figura y luego torear y más bien es al revés, primero hay que torear bien y luego adornarse y componer bien. Dió algunos naturales de muy buen trazo pero sin embargo dejó escapar al mejor novillo, sin ser ninguno extraordinario, pero el que más se dejó. Lo entendió al principio y todo parecia que iba a levantar, pero al final, pudieron los nervios y la presión por tan importante compromiso. Con la espada patético.


Adrián quiso hacer las cosas bien en todo momento, pero en ocasiones le pudieron los nervios. Con el capote estuvo bien toda la tarde.


Abusando mucho del pico. Yo creo que esto lo deben enseñar en las Escuelas porque todos los chicos lo hacen.


Pase de pecho del malagueño.


La espada, su cruz.


Excelente natural. Adrián dejó destellos que con el tiempo puede sorprender este chaval.




El Sr. Porras, como siempre, sin criterio y a su puta bola.


¿Tocado de pitones? Que va...en absoluto. Eso no se hace aquí en Málaga.


Este caballo fue derribado en todas sus actuaciones. Debe ser que lo están probando. Sin embargo si tiene buenas "medidas" para ser caballo de picar.


El tercero de la tarde se partió el pitón por la cepa nada más salir tras estrellarse en un burladero.

En resumen, un festejo en el que se vieron cositas interesantes, sobre todo de manos de Ismael Cuevas que dejó ganas para volver a verlo y Adrián Abad que pese a su debut gris, dejó pinceladas que quieren decir algo.