miércoles, 8 de agosto de 2007

JIMÉNEZ FORTES -TORERO-


Málaga 7 de Agosto 2007
Final del II Certamen Internacional de Escuelas Taurinas
Más de tres cuartos de entrada
6 Novillos de Luis Algarra, buenos en general.
Jiménez Fortes: 2 orejas, 1 oreja y 1 oreja (en el que mató por Tulio Salguero)
Tulio Salguero: 1 oreja en el unico que mató
Angelino de Arriaga: 1 oreja y 2 orejas

JIMÉNEZ FORTES -TORERO-
Si señor, Torero. Jiménez Fortes puede y quiere ser Torero. Esa es la conclusión que sacamos de la novillada presenciada ayer tarde en La Malagueta. Tiene muy serias condiciones para mandar en el toreo. El sentido del temple bien aprendido y pisando unos terrenos muy comprometidos.
Ya en el capote demostró su clase torera enjaretando varias verónicas de gusto. En el primero de la tarde consiguió buenos pasajes con la muleta, sobre todo en la mano zurda. Su tranquilidad, sus maneras y sus hechuras toreras lo hacen grande en la plaza.

TULIO SALGUERO Y ANGELINO DE ARRIAGA
El primero de ellos, llegado de Badajoz, pasó por Málaga con un escaso bagaje y eso se notó en el unico novillo que pudo estoquear. Un animal con unas condiciones excelentes pero que el chaval se empeñó en emborronar. Fue Tulio el único culpable de que el novillo aprendiera pronto y pusiera mando en la plaza. Aún así aguntó miradas y parones del animal que parece ser gustaron al público. A mi no. Al entrar a matar recibió una cornada que no le permitió matar el segundo de su lote.
El méxicano Angelino apunta maneras aunque debe templarse más. Ganas no le faltan y eso se notó cuando se fue a portagayola a recibir al segundo de su lote. Con las banderillas estuvo más tremendista que certero. Y en la muleta, claramente, ningún muletazo bueno.
ACTITUD VERGONZOSA
Así fue el comportamiento del público malagueño. Quiero pensar que al ser la entrada gratuita en la tarde de ayer pasaron por Málaga gente que no entiende de toros y que vienen solamente a pasar el rato. Pidieron orejas a diestro y siniestro, sin ton ni son. Y el colmo llegó al final del festejo cuando se nombró al malagueño Saúl Jiménez Fortes triunfador del II Certamen Internacional de Escuelas Taurinas. El público no lo aceptó y comenzó a pitar incomprensiblemente. Lo peor de todo es que eran los paisanos de Jiménez Fortes quienes les estaban negando algo que se había ganado a pulso con el sudor de su frente, y además con una clara diferencia. El jurado no pecó de paisanaje, en absoluto. Estuvo correctísimo y premió la actuación que mas destacó en toda la tarde. En definitiva, le dieron al César lo que era del César.
Ahora pido a Dios que para las tardes que nos quedan de feria el público que visite La Malagueta demuestre ser verdaderamente de primera.
Por cierto, Enhorabuena Saúl. Te lo mereces.