lunes, 30 de julio de 2007

APUNTES DE UNA FERIA (1ª Parte)

Torre del Mar acogió este fin de semana su feria en honor a Santiago y Santa Ana que en esta edición contó con el aliciente de dos espectáculos taurinos. La escasa publicidad y los altos precios para adquirir una localidad debieron de pasar factura en taquilla tras observar las pobres entradas registradas. Las crónicas de los festejos es la siguiente:

Sábado 28 de Julio 2007
6 Toros de Juan Albarrán, bien presentados y flojos en general.
Rivera Ordóñez: 2 orejas y 2 orejas y rabo
Salvador Vega: 2 orejas y 1 oreja
David Galán: 2 orejas y rabo y 2 orejas

El público tenía ganas de fiesta y eso se palpó en el ambiente en el mismo momento en el que los tres toreros comenzaron el paseíllo. La gente no venía a poner exigencias y el que no sabía de toros no aprendió y el que sabía quiso pasar desapercibido.

RIVERA ORDÓÑEZ
Era el torero por el que yo menos apostaba minutos antes de comenzar el festejo. Yo daba por hecho que iba a venir para hacer el paseillo y pasaportar a sus antagonistas lo antes posible. Pero me equivoqué. Finalmente fue el torero que más me gustó por la voluntad que puso en todo momento y queriendo hacer las cosas bien siempre. A su primer toro lo lanceó muy templado a la verónica y remató con una media de cartel. En la muleta no lo pudo obligar en demasía por las escasas fuerzas del animal pero aun asi imprimió buenos muletazos sobre todo por el pitón derecho.
El cuarto de la tarde salió acalambrado desde el cajón del camión. Pero ya en el capote demostró tener una gran clase. El torero se percató de ello y no quiso que le devolvieran el toro al corral pese a la insistencia del público. Rivera sabía que dejando al toro reposando unos momentos se le pasaría el calambre. Y efectivamente, asi fue. Lo banderilleó el propio torero con mas decisión que certeza pero luego en la muleta lo mimó mucho, llevandolo siempre a media altura. Finalmente y bajo mi asombro y sin saber por qué se le concedieron los máximos trofeos.

SALVADOR VEGA
El torero malagueño llegaba a Torre del Mar en un año crucial para su temporada. El tren pasó por su estación hace ya algún tiempo y el torero no quiso o no pudo montarse. Ahora pide a gritos que el tren vuelva a pasar pero yo sinceramente no sabría decir si Salvador está preparado para subirse o no. Tiene clase este torero, mucha. Pero no está seguro y confiado el torero. Su faena fue intermitente. Lo cierto es que cuando se puso a torear interpretó los mejores muletazos de la tarde. Los de más hondura y clase. Ojalá retome la confianza y nos brinde buenas tardes de toros. Porque condiciones tiene. Su balance fue de tres orejas.

DAVID GALÁN
Fue el encargado de poner la plaza bocabajo. Su toreo podrá gustar más o menos. Pero lo que si es evidente es que tiene un “nosequé” que conecta con los tendidos a la perfección. Su primer toro fue el mejor de todo el encierro y sin embargo parece que el joven David no lo vio, o mejor dicho, no lo quiso ver. Toreó ahogando al animal cuando éste le estaba pidiendo sitio y el público creyó que se estaba pegando un arrimón. La simpatía del torero y su toreo tremendista consiguió cautivar a la plaza que le premio con un total de cuatro orejas y un rabo.

En definitiva una tarde divertida para el público y una tarde sin importancia para el aficionado quien contagiado por la masa acabó aplaudiendo la salida en hombros de los tres toreros junto al mayoral.

P.D. En los próximos días se publicará una galería fotográfica del festejo.