viernes, 26 de diciembre de 2008

¡¡Esto no lo hace ni El Tato!!

Antonio Sánchez "El Tato" (Año 1860)

Paradigma de valentía y pundonor, orquestados por su simpatía y popularidad, fue en toda España Antonio Sánchez "El Tato". Si visto con perspectiva histórica no puede decirse que fuera una primera figura del toreo, tuvo el mérito de ocupar muy dignamente el puesto de aquéllas en los momentos de crisis que antecedieron a la célebre rivalidad entre Lagartijo y Frascuelo.

Todavía a sus 38 años, con muchos en el ruedo, precisamente toreando el 7 de Junio de 1869 en Madrid junto a Lagartijo y Frascuelo, en la corrida de Don Vicente Martínez y al entrar a matar al toro Peregrino, sufrió una grave cornada en la pierna derecha, que a causa de la gangrena hubieron de amputarle. Tanta era su popularidad, que estando también enfermo en otro piso de la misma casa el marino Méndez Núñez, héroe de la Batalla de El Callao en América, la gente se arremolinaba en torno al torero, prefiriéndolo en lugar de al almirante, lo que causó polémica en el Parlamento.

Cayetano Sanz, Lagartijo y Frascuelo se encargaron de torear todas las corridas que El Tato tenía contratadas aquella temporada, entregándole Rafael y Salvador íntegros los honorarios que le hubieran correspondido, lo cual es muestra fehaciente de la solidaridad que suele darse entre los espíritus nobles de esta profesión.

El Tato regaló como recuerdo a Frascuelo el traje con guarnición negra que vestía el dia de la cogida, conservándose en la actualidad en el Museo Taurino de la Plaza de Valencia, y a Lagartijo, el estoque con una expresiva dedicatoria.

Todavía dos años después de la cogida, en 1871, volvía a torear y matar con una prótesis por pierna derecha, sentándose impotente en el estribo de la plaza de Madrid llorando al final, de forma que el Rey Don Amadeo de Saboya, que presidía la corrida, le llamó al palco para consolarle. Y este exceso de pundonor, en el claroscuro de su valor y su desgracia, ha quedado en la expresión de "esto no lo hace ni El Tato", equivalente a lo que nadie es capaz de hacer.

*Artículo extraído de la obra maestra "El Cossío", a la cual me pego el gusto de agregarle que en Málaga hay un dicho muy parecido a éste que dice... "Ves menos que El Tato", en relación al veedor de toros que ha tenido la empresa de La Malagueta hasta la pasada feria de Agosto.