viernes, 7 de marzo de 2008

Juan Ramón Romero: el señor que faltó el respeto a la Fiesta Nacional


Los oyentes del afamado Carrusel Taurino de Canal Sur Radio querrán verme como mínimo, tras ver el titular de este escrito, en la silla eléctrica. Pero faltaría a la verdad y me engañaría a mi mismo si dijese lo contrario. Tuve la suerte, si es que se puede llamar suerte, de asistir a Atarfe el pasado 28 de Febrero.

Sabía que iba a presenciar la alternativa “sentimental” de un periodista taurino, en sus mejores tiempos novillero, que decidió cambiar los trastos del arte de torear por los trastos de un estudio radiofónico. Tenía la espina clavada, decía el Señor Romero, de no haberse convertido en matador de toros y fuera como fuere quería conseguirlo. Mire usted yo tengo la espina clavada de no haber sido notario y no por ello, puedo dar fe cuando y como a mi me de la gana. Pero centrándome en el tema que pretendo tratar...

Confiaba, tonto de mi, en encontrarme con un señor que dice profesar muchisimo respeto por la fiesta de los toros. Y no lo pongo en duda, pero mi impresión, tras salir del recinto cubierto de Atarfe, es que aquella tarde se olvidó la vergüenza torera en la habitación del hotel.
Para empezar, el subalterno es el encargado de parar al primer toro de la tarde, el de la alternativa. Comprensible. Los años no perdonan y la rotura fibrilar que acarrea Juan Ramón se lo ponen difícil. Da un par de capotazos al estilo antaño.
En la muleta ni fu ni fa. Y el colmo de los colmos en mitad de la faena, Romero llama a su subalterno para que de los medios le encierre al animal entre las dos rayas de picadores. Ya empiezo a mosquearme.

Durante el transcurso de la lidia Juan Ramón no presta atención a sus compañeros, Ponce y Manzanares. El señor Romero se dedicaba a recibir las hipócritas enhorabuenas en el callejón. Un gesto feo en el quinto de la tarde, en el toro de Manzanares, cuando Romero ni tan siquiera salió al ruedo a ocupar su puesto en la suerte de varas pero es que ni siquiera mandó a su subalterno para que ocupara su puesto. Impresentable.

Salta al ruedo el ultimo de la tarde, a Romero se le viene Atarfe encima. Su rostro lo dice todo. El mismo ritual que en el primero de Román Sorando. Subalterno para parar el toro, tres capotazos y salida victoriosa de la cara del toro. En la muleta hace ver al respetable que las piernas le fallan, a excepción de cuando el toro lo pone en apuros. Y llega la suerte suprema. Romero se duele, Ponce se ofrece a estoquear al animal y el aclamado periodista en un gesto de valor, que no demostró en toda la tarde rechaza el ofrecimiento de Ponce. Como si ese gesto fuera a justificar toda la tarde. Mete el estoque afilado como puede y se duele ahora también de la mano. Se derrumba en tablas, se sienta en el estribo mientras Ponce se disponer a descabellar al antagonista. Mientras tanto medio personal del callejón acude al rescate del nuevo matador de toros. Salen al albero mientras el toro todavía seguía con vida. El delegado gubernativo creo que estaba ciego. Y a todo esto, Romero se queja todavía más. Ponce remata al toro y Romero empieza a recomponerse. Ya cruza la plaza con mejores andares y ¡¡vaya por Dios!! Milagro!!! el premio de las dos orejas y desaparecen la cojera y todos los dolores. Ni Fátima ni la Virgen de Lourdes, si ustedes quieren un milagro vayan a Atarfe. En lo que respecta al “premio” de las dos orejas, creo que el presidente de la corrida ya tiene un puesto de cupones en el centro neurálgico de Atarfe, porque hubo pañuelos, pocos, para la primera oreja, pero para la segunda no hubo ni un pañuelo.

Salida triunfal a hombros de Juan Ramón Romero. Su cara ya ha cambiado. Ya no le duele “ná”. Ya ha vuelto a engañar a la afición.

Yo, espantado por el bochornoso espectáculo que acabo de presenciar salgo pitando de la plaza. Hoy me han vuelto a engañar. Y deduciendo, creo que yo también estoy ciego, porque en el cartel que anunciaba el festejo no ponía que un “aficionado práctico” iba a tomar la alternativa y por consiguiente iba a estafar a diestro y siniestro.

A muchos les parecerá esta particular visión del festejo del dia de Andalucía, una crítica de circo, y no les falta razón, porque lo que alli se vivió aquel catastrófico día fue precisamente eso, un circo.
Si quieren ver parte del espectaculo circense pinche en la pagina de Ppastor:

7 comentarios:

Malagueto dijo...

Amigos mios buenos aficionados, me dijeron que no fuese a Atarfe. Me conocen y sabían que la iba a formar gorda.

Yo ya imaginaba en que iba a terminar la charlotada de la alternativa. Llevo muchos años viendo y escuchando al palabrero y nuevo Mesías taurino. Con la ventaja de haberle visto las ÚNICAS 10 novillada que toreró por los años 80. Aunque dijo por Canal Sur que había toreado por toda España, 40 sin picadores y 80 novilladas. Puede que el muchacho estuviera eufórico y pensara que ya no quedamos nadie de su época.

Como un buen aficionado estuvo en Atarfe y me contó con pelos y señales lo que había pasado, me alegré de no pasar un mal rato y encima hasta hubiera terminado detenido.
La crónica que haces José Daniel, es identica a la de mi amigo. Así que te felicito porque eres de los pocos que han dicho la pura verdad.

Seguro que en los próximos Carruseles taurinos, pedirá respeto para todo el mundo. Ya que no hay nadie más necio que el que no reconoce sus defectos.

Saludos

Anónimo dijo...

Desde luego que es indignante el leer a ciertas personas que se hacen llamar aficionados y lo que hacen es tirar por tierra y faltarle el respeto a quienes se visten de luces y se juegan la vida ante un toro.
Por qué no os poneis delante de uno a ver lo que hariais?

Pepe de Granada

fernando dijo...

Desde luego ...
Pásate por mi blog desdeeltoril.blogspot.com

José Daniel Rojo dijo...

Mire usted amigo Pepe de Granada...

no me vengas con el cuento de siempre de que tendria que ponerme yo delante de un toro para ver que haria...eso es muy antiguo...

Yo no me pongo delante de un toro porque no soy torero, porque tengo educacion y verguenza torera, y mi corazon me impide proclamar a los cuatros vientos que soy torero cuando verdaderamente no tengo méritos para ello. Por ese motivo no me puedes salir con esa endeble escusa.

Sin embargo el Señor Romero, ha dado el paso de convertirse en matador de toros, por su propio pie y por tanto se expone a la crítica de la afición. Y que te quede muy claro, amigo Pepe de Granada que a mi no me compra nadie. Y si un torero no me gusta estoy en el pleno derecho de decir lo que pienso. Sin embargo, otros, como por ejemplo tu amigo Romero, no se compromete con nadie y para él todo esta bien, cuando en la realidad no es asi y luego a la espalda va criticando a toreros.

Yo soy y digo lo que pienso, precisamente por eso cree este blog, como unica via de escape para decir sencillamente lo que me dicte mi corazon.

Si a ti te gustó la actuacion payasera de Juan Ramón Romero, me parece perfecto, para gustos...colores. Pero no me vengas con la estupida escusa de que me tendría que poner yo delante de un toro para ver que pasaría...Eso si que no te lo consiento, entre otras cosas porque yo no tengo la poca verguenza de anunciarme en un cartel para tomar la alternativa y faltar el respeto a la profesión de la que precisamente vive el Señor Romero.

Espero que te quede claro eso: yo opino de toros libremente, no soy torero.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Al sentirme aludido por el tipejo ese de Granada, debo contestarle. Pero despues del excelente escrito de José Daniel, nada nuevo podría decir.

Amigo Rojo, un detallito que no debe pasar por alto: dices en tu crónica "el periodista JRR", pues según mis informes, no es periodista. Es junta letras y vocero de las ondas.
También va por ahí admitiendo que es médico, pues comprobado por personas de mi total confianza, que solo tiene algunas asignaturas aprobadas de medicina.
En otro pais, este payaso estaría en la cárcel por intruso por partida doble.

Expresiones
Malagueto

Anónimo dijo...

JAJAA juan ramon no ha engañado a nadie, ha sido lo que se esperaba..un completo desastre...
Eso ya se sabe desde hace 20 años!

Anónimo dijo...

Mi comentario va en relación a la actitud que han tomado los"amantes de la Fiesta" en relación con la irrupción de José Tomas en la misma. Y las dudas que creo enemos muchos aficionados con respecto al programa Carrusel Taurino, con Juan Ramón Romero a la cabeza y dirección del mismo.

Para ello aporto una carta que le envié y no he tenido respuesta, cosa que me causa gran sorpresa.:

El Toreo en los Medios.
De: Salvador Caballero Redondo (salvador.caballeroredondo@hotmail.com)
Enviado: miércoles, 09 de julio de 2008 2:58:58 Para: jrromero@rtva.es


Buenas noches de nuevo Juan Ramón. Hoy veo en unos informativos elogiar los éxitos de la generación actual de nuestros deportistas y poniendo mucho énfasis en el que estos son doblemente importantes por el numero de años que han tenido que pasar para que se repitan (llámese copa de Europa, Tenis¿...?, Baloncesto, Motos o utomovilismo). Y me acuerdo de ti, porque recurren a hacer una cuestión, ¡que tanto os gustas en vuestro programa!; es la siguiente: ¿Estamos ante la mejor generación de deportistas Españoles?.

Pues bien, de esto último no me atrevo a opinar, pero sí de algo que tu y los que te rodean seguro que sabéis más que yo, pero como digo, sí opino: Estamos ante la mejor expresión del TOREO de todos los tiempos" aunque les pese a los MISERABLES intereses que les pese".

Y esta es mi reflexión: No te parece que es una lastima, aunque el Toreo sea una variante del deporte (no se puede decir minoritario o elitista, puesto que el tenis lo es más), que en esa Generación tan brillante tendría que estar por méritos propios y más que acreditados por la critica Veraz e Imparcial, el Incombustible y Grandioso Torero José Tomas. Y que a los que le toque deberían de asumir ya, el mea-culpa por intentar ningunearle los nnumerables éxitos de su corta pero a la vez intensa carrera.

Quizás sí en este “mundillo” hubiera habido una más que necesaria inyección de Honradez y Verdad, para acompañar la que tantas tardes ejecutan algunos toreros; el nombre de José Tomas y el Toreo, hoy habría estado al lado de esta nueva Generación de Triunfadores, en los informativos.

J.R. no obstante esto convencido, que al final la Gran Cultura de lo Taurino ira saliendo poco a poco de esa zona oscura, en que los llamados a si mismo amantes de la Fiesta la Tienen.

J.R. siendo en "esto" un mero espectador, con la parte de pasión que empleo en ello siempre que puedo; me gustaría que las observaciones algo "crudas", puedan ser en el fondo lo más constructivas posible. Aunque también tengo que confesarte ya que he hablado de la honradez, que he de dejado de seguiros en la Radio, cosa que lamento muchísimo, pero como ya te dije, discrepo de la forma en la que estáis tratando "El Tiempo" al que asistimos en la Tauromaquia.


Saludos, y mucha Suerte en vuestra Tarea.

PD: Aunque no se note mi ausencia como oyente, tengo fe en que podré volver.