domingo, 11 de noviembre de 2007

Recordando...TOREROS 2007 (1ª Parte)


Comienzo a ojear los apuntes que he venido recopilando durante toda la temporada taurina. En mi primer capotazo, allá por el mes de febrero, escribía verónicas templadas y de manos bajas anunciando un año apasionante. Un curso donde en la teoría, se presentaba apasionante y quedaba por ver lo más importante: la práctica. Toreros había y ahora solo faltaba comprobar que pasaría con el toro.
Entre verónicas, chicuelinas de pasión y muletazos de ensueño pasó rápidamente un año taurino, que ahora ya si, una vez analizado, no cumplió todas mis expectativas. Fue buena, si. Pero podría haber sido mejor, que duda cabe. En este punto de mi análisis, seguro que saldrán los típicos gilipollas que proclamarán a los cuatro vientos que la temporada ha sido perfecta. Ya he podido leer en alguna revista a algún columnista decir que ésta ha sido la mejor temporada de la última década (véase Aplausos). Los que afirman semejante barbaridad seguro que son mafiosos que escriben con el “sobre bajo cuerda” en la mente.
Como yo no tengo la “inmensa” suerte de escribir según convenga al mejor postor, tiño los folios en blanco con lo que me dicta mi humilde conocimiento en el mundo del toro. Lo que si tengo claro, es que mis palabras y mis pensamientos no los compra el dinero. Como dice la copla…

A mi me gustan las cosas que no las compra el dinero
Que son sencillas y hermosas como el calor de un te quiero
El olor de una rosa o los amigos sinceros.

Tal vez por ese motivo tuve que refugiarme en este blog para poder expresarme libremente sin miedo a ciertas represalias.
Así pues, pobres de todos aquellos que piensan que la temporada 2007 ha sido perfecta, pues sin saberlo están dando pie al fin de la creatividad. ¿Entienden ahora porque yo no creo en lo perfecto? Prefiero pensar que la creatividad no tiene límites.
Una vez dicho esto y habiéndome aclarado conmigo mismo estoy en disposición de analizar el paso de algunos toreros por el año taurino 2007.
Aunque no sea partidario del escalafón, puesto que en él se refugian nada más que los números, prefiero tomarlo como referencia para seguir un orden a la hora de citar a los siguientes toreros.

El Cordobés

Torero de tercera. ¿Necesario para la fiesta? Pues mire usted, puede ser que si. Muy a mi pesar, pensando más en el público populista que en el aficionado no deja de ser un torero que llena plazas. Soy de los que piensa que entre el público populista, en un mínimo porcentaje, están los futuros aficionados. El propio torero se describe muy bien a si mismo “podrán cuestionarme las formas, pero no la entrega” Lástima que la entrega no lo sea todo en el toreo, y eso, a estas alturas, lo debe de saber bien El Cordobés. Llevaba años siendo el rey de las plazas de tercera y venía reclamando plazas más importantes. Este año tuvo la oportunidad: Valencia, Barcelona, Córdoba, Málaga…y no pasó nada. Señal inequívoca de que El Cordobés, por mucho que se empeñe seguirá siempre siendo torero de tercera. Pero de todo necesita la viña del señor.

El Fandi

Se queja el tío de que no ha podido cumplir muchos de sus compromisos esta temporada por la lesión que ha tenido en la mano. No sabe bien el favor que ha hecho a esas plazas a las que no ha ido. Antes su argumento para estar en carteles importantes eran las banderillas, pero ¿y ahora que ya se le ha visto el plumero? Seguro que aprovechará para vivir de las rentas. Hay que tener mucha caradura para poner siempre las banderillas a toro pasado. Sería bueno que alguien le dijera a David que el capote y la muleta no solo están de adorno.

El Cid

Es uno de los toreros, que bajo mi punto de vista, mas ha progresado en los últimos años. Se deja ver con el capote y eso, tal y como está el mercado capotero, ya es de agradecer. Ha confeccionado una temporada importante, que pese a pinchazos importantes como el de Málaga, ha hecho cumbre con su encerrona en Bilbao con seis Victorinos. Es un torero que se ha hecho con toros de las denominadas “ganaderías duras” y que tal vez por haber pagado ese precio, baja la guardia cuando se enfrenta a toros más comerciales. Su mano zurda le hace interpretar el toreo de verdad. Sería todo un detalle que hiciese igual que Casillas (portero del Real Madrid C.F) asegurarla por un buen puñado de dólares.

CONTINUARÁ…
(queda por analizar la campaña de El Juli, Riverita, Jesulín, Talavante, Finito, Castella, Ponce, Manzanares, Tomás, Cayetano y otro ramillete de toreros)